Serendipias (2017)

En 2016 comencé una actividad de relajación cerca de la oficina donde solía trabajar: salía a sus alrededores -la punta de una loma boscosa-, donde caminaba y hacía ejercicios de respiración mientras veía el paisaje. Lentamente mi actividad se convirtió en un juego en el qué, observando encontraba figuras en las ramas y tallos de los árboles que me sugerían perspectivas antropomorfas.

A través de la fotografía, busco la elaboración de un vestigio de aquellas formas que parecían coexistir entre sí, con atributos y diminutos gestos humanos. Una suerte de ficción abstracta.