Aparición (2021)

Una aparición es comúnmente definida como la manifestación de un ser fuera de la normalidad, cuya presencia se da en un ambiente ajeno a su naturaleza, de formas alternativas o fantásticas. El fantasma, comúnmente protagonista de este tipo de fenómenos, será el vestigio de la acción y movimientos de un ser humano desmaterializado. Un individuo que ha perdido su cuerpo y qué, a pesar de ello, logra presentarse de alguna manera en el plano físico.

A lo largo de la historia de la humanidad, la figura del fantasma ha fascinado al ser humano y le ha dado diversos roles e interpretaciones, ya sea como personaje de ficción en los relatos orales y escritos, o como símbolo de añoranza por aquello que se ha ido, dandole perspectivas sujetas a juicios de valor sociales, psicológicos y afectivos.

La fotografía como vestigio de lo real, ha sido condicionada y vinculada a la muerte y lo sobrenatural desde los primeros años de su invención. Partiendo de la fotografía Postmortem (siglo XIX) hasta aspectos técnicos como los barridos de movimiento derivados de la velocidad de obturación y la veladura de película por reacción química o fallo mecánico. La fotografía ha jugado un rol importantísimo en la opinión pública en torno a la creación de imágenes, lo sobrenatural y el acto de presencia de los individuos en ellas. Las siguientes fotografías son una suerte de ficción que busca plantear microrrelatos en los que un sujeto se desplaza en la superficie de la imagen ante la inminencia técnica del acto fotográfico y su tiempo, a fin de escabullirse como si se tratase de un fantasma que despavorido, ha hecho labor de presencia y ha llegado su momento de volver a desaparecer.